El vuelo en pequeñas lomas o incluso en dunas de playa es cada vez más popular. Las velocidades de los parapentes actuales abren la posibilidad de este tipo de vuelo a cada vez más pilotos, y aporta unas manos, un conocimiento y sincronía del piloto y su vela que será muy de agradecer en futuros vuelos “moviditos”. La contrapartida es que son vuelos con vientos fuertes, y volar al límite no perdona errores. Un poco de freno de más, y a rodar por la duna adelante. O, mejor dicho, hacia atrás!
Por eso, nunca se debe olvidar llevar el equipo completo. Casco y protecciones, por supuesto.

Por otra parte, no se puede volar en cualquier duna aunque el viento lo permita. Muchas zonas dunares en Galicia están protegidas para asegurar su regeneración, o tienen muy cerca personas que quieren disfrutar de la playa. Un parapente fuera de control puede ocasionar daños a un curioso que pase por allí, así que los pilotos que practican este tipo de vuelo eligen zonas permitidas en días de escasa o nula afluencia de bañistas.

Es un vuelo plástico y cercano, que nos brinda imágenes espectaculares. Como las que vereis en esta página a poco que busqueis.

Que ustedes las disfruten

Escríbenos

Y en breve te responderemos. No somos empresa, y por ello no hacemos vuelos biplaza comerciales.