03Cuando desde fuera nos ve alguien que desconoce este deporte, o que no lo ha probado, siempre sale la expresión ¡¡¡qué valor!!!, ¡¡hay que tener unos … !!!, ¡¡¡estáis hechos de otra pasta!!! 🙂

Bueno, hemos de deciros que somos gente normal, que nos gustan las actividades al aire libre y en contacto con la naturaleza, que cuidamos y mantenemos las zonas de vuelo, que nos gusta entrar en contacto con la gente de la zona y que establecemos con ellos en muchos casos, una gran amistad duradera con los años. Y así queremos que siga siendo.

En otro futuro “post” haremos mención a esa gente maravillosa que nos cede los despegues y los aterrizajes, así como los de los bares cercanos donde solemos tomarnos una cervecita después de haber pasado el día volando y siempre, el entablar conversación con los “locales” nos hace pasar esas últimas horas, de un modo distendido y agradable.

En nuestro club el “benjamín” de los pilotos tiene 26 años y el “abuelo” tiene 61 años. Y nuestra media de edad ronda los cuarenta y pocos. 🙂

Cada uno de nosotr@s tiene su profesión, el parapente es nuestro deporte, y aprovechamos siempre que podemos y cuando la meteorología nos es favorable, para entrenar.

Nuestro club cuenta con camioneros, fotógrafos, instructores de parapente, profesores de instituto y de escuelas superiores, guardias civiles, policías locales, músicos, ex policías nacionales, carpinteros, técnicos de parques eólicos, concejales, bomberos, ex marinos mercantes, jubilados, pilotos de líneas aéreas, médicos, panaderos, comerciales, tatuadores, albañiles, buzos profesionales, escritores, empleados de banca, profesores de conservatorios de música, contables, empleados de la administración, instructores de surf, etc.
Es decir, gente normal, de carne y hueso.

furgona

Aunque el parapente parezca un deporte individual, es un deporte en el que dependes del compañero, y sobre todo, del grupo. Y aunque sea un tópico decirlo, la gente y en este caso, los integrantes del club en donde te encuentres, es muy importante que te sientas a gusto, ya que en caso contrario, al final, lo irás dejando o volarás solo.

A veces, tenemos que esperar en el monte algunas horas a que se oriente el viento, y no solemos hablar de trabajo, pero… ¿de qué crees que hablamos?, ¿de verdad piensas que nos aburrimos?.

Muchas veces vuelves a casa habiendo aprendido algo nuevo. El formar parte de un grupo tan interdisciplinar en donde cada uno aporta su granito de arena, hace grande al club y enriquece a cada individuo que lo compone.

¿Quieres formar parte de este equipo? ¡¡¡Te esperamos!!!

Texto ©Rubén Rábade

fly

Escríbenos

Y en breve te responderemos. No somos empresa, y por ello no hacemos vuelos biplaza comerciales.